Son variadas las obras literarias basadas en la búsqueda del hombre por la belleza absoluta, el vida eterna y el mundo idílico: todas ideas utópicas difíciles de visualizar en la actualidad. Algunos ejemplos son Un mundo feliz de Aldous Huxley, 1984 de George Orwell y Frankenstein de Mary Shelley.

Pero el cine y la televisión no se quedan atrás cuando se trata de exponer este tema. Aquí dejamos varias producciones audiovisuales que sirven para ejemplificar esto.

YO, ROBOT

Película ambientada en el año 2035 y enmarcada dentro del género ciencia ficción distópica. Nos muestra la evolución de la tecnología a través de la existencia de robots, que están programados para regirse por tres leyes, una de ellas es la prohibición de hacerle daño a los humanos. Pero los robots empiezan a comportarse de forma peculiar, demostrando que tienen otras capacidades, al punto que se sospecha de que uno de ellos asesinó a un científico.

La utopía aquí se visualiza en el gusto de los humanos por estos androides, que facilitan el día a día y son de gran utilidad para determinadas tareas. ¿Pero se puede confiar en ellos?

WESTWORLD

Siguiendo con el ejemplo de robots, llegamos a Westworld, serie de HBO que se desarrolla en un futuro indefinido y tiene como escenario un parque de diversiones con estética del viejo oeste, donde los humanos pueden hacer lo que quieran y cumplir sus fantasías mas siniestras y retorcidas con los forasteros del lugar: una comunidad de robots con consciencia que son reprogramados constantemente para satisfacer de mejor manera a los clientes. Hasta que empiezan a experimentar sentimientos que no conocen…

MINORITY REPORT

La película transcurre en el año 2054 en Washington DC. El protagonista es John Anderton, interpretado por Tom Cruise, un jefe de Policía que utiliza la tecnología psíquica para arrestar a los asesinos antes de que cometan el crimen. Esta posibilidad de predecir el futuro permite detener a los culpables antes de que cometan un delito.

La utopía está presente en esa posibilidad de anticiparse a la delincuencia, que es aprovechada por las fuerzas de seguridad.

NUNCA ME ABANDONES

Adaptación de la aclamada novela de Kazuo Ishiguro. Cuenta la historia de tres jóvenes que crecieron juntos en un internado y se involucran en un triángulo amoroso. Un día descubren que son creados en un laboratorio con el fin de funcionar como donantes de órganos para pacientes enfermos.

Otro ejemplo de un supuesto avance de la tecnología hacia un mundo utópico, que tiene una doble cara, y en donde lo que está en juego es el sentido mismo de la humanidad.

Distopía futurista en su mayor esplendor. Cada episodio narra una nueva historia vinculada a los avances tecnológicos y los perjuicios que genera en la sociedad, cuando en realidad el objetivo final de esos avances era mejorar la vida de las personas.

Anuncios